Translate

jueves, 17 de mayo de 2018

DOS CARAS DE UNA MISMA MONEDA.


Hace poco tiempo que he terminado de leer “En la oscuridad. Diez meses secuestrado por Al Qaeda en Siria” de Antonio Pampliega, periodista que algunos lo conoceréis por el programa que emite Cuatro con el nombre de “Informe Pampliega”. El libro es desgarrador, cuenta con todo lujo de detalles lo vivido por el periodista durante los diez meses que estuvo secuestrado por Al Qaeda en Siria, los hechos que acaecieron previamente al secuestro, y como la soledad, las vejaciones, las mentiras y la tortura van minando la moral de una persona hasta el límite de intentar quitarse la vida para escapar de tanto sufrimiento.
La sobrecogedora lectura de este libro me ha hecho recordar otro libro que leí el año pasado y que me ha llamado la atención las similitudes en la historia con el libro del periodista español. Se trata de “Guantánamo, prisionero 325, Campo Delta” de Nizar Sassi, un joven francés que fue detenido ilegalmente (lo que es un eufemismo de secuestrado) por los Estados Unidos durante 44 meses en la prisión de Guantánamo. La historia que relata Sassi es muy similar a la de Pampliega con la diferencia que esta es provocada por un Estado Soberano y no por un grupo terrorista, a veces la línea que separa el uno del otro es demasiado difusa.

No voy a ahondar en los detalles más escabrosos como la descripción de las torturas a las que fueron sometidos, o la descripción de los lugares, recomiendo ambos libros para quien quiera profundizar en el tema.
Pero sí me gustaría compartir los aspectos comunes de ambas historias:
Los dos protagonistas son privados de libertad sin que mediara un juicio justo, ni una condena, sin defensa posible y sin saber de qué se les acusaba realmente. La situación de incertidumbre que viven, puede descubrir límites personales ni tan siquiera imaginados previamente, el miedo a que pasará.
Ambos encuentran la fuerza suficiente para resistir en el recuerdo de sus familias, que se hace presente en los relatos, tanto Sassi como Pampliega se describen a sí mismo como personas que previamente no tenían un fuerte apego a su familia, pasaban fechas familiares significativas fuera de casa… pero sin embargo, cuando se ven privados de libertad, sus principales recuerdos son los pasados con la familia y el arrepentimiento de no haber pasado más momentos junto a sus seres queridos seguido del miedo de no volver a verlos.
 Antonio Pampliega
Nizar Sassi
Otro dato que me ha llamado la atención y que es común a los dos relatos, es que ambos protagonistas no se consideran personas excesivamente religiosas, pero que durante los meses de secuestro la “presencia de Dios” les ayuda a mantener el halo de esperanza. La afirmación religiosa durante el secuestro denota las peculiaridades religiosas de cada individuo como una afirmación identitaria contra los captores. Sassi de origen francés pero de ascendencia tunecina, refuerza su identidad musulmana durante los meses que pasó cautivo, igualmente Pampliega, español y de tradición católica, refuerza su identidad religiosa como resistencia a la presión de los captores ejercían sobre él. Podemos llegar a la conclusión que en un estado de mucha presión donde la ansiedad es el estado habitual y donde no podemos recurrir a otros semejantes para aliviar nuestros sentimientos, recurrir a un ser superior “todopoderoso” puede ayudarnos a liberar el nivel de estrés.
Al francés lo acusaron de ser yihadista, al español de ser espía, ninguno de los dos ejercían la actividad por las que se les acusaban y ambos volvieron a casa de una pieza después de una traumática experiencia. Los dos fueron víctimas inocentes del sinsentido de la guerra.
Como dice Quino en aquella viñeta de Mafalda: “si los cobardes que deciden las guerras tuvieran que ir a pelearlas, todos viviríamos en paz”.
Salud.

martes, 8 de mayo de 2018

¿MARX HA MUERTO? LAS GANAS.


El pasado día 5 de mayo se cumplían 200 años del nacimiento de Karl Marx. Karl Marx es uno de los pensadores más importantes desde el siglo XIX hasta nuestros días, economista, filósofo y periodista, hizo el análisis del Capitalismo más exhaustivo hasta la fecha.



En 1989, tras la caída del Muro de Berlín y el desmoronamiento del bloque soviético, Francis Fukuyama publicó un artículo en la revista conservadora The National Interest titulado ¿El Fin de la Historia? en el que explica, como con la desaparición de la Unión Soviética finalizaba con el transcurso histórico de la luchas ideológicas, dando por vencedor a las Democracias Liberales en la contienda habiendo llegado así, a lo que denominó “El Fin de la Historia”. 

Fukuyama expone en su artículo que el Liberalismo no tiene oposición en cuanto a atractivo por parte de la ciudadanía mundial, ya que habiendo colapsado el bloque soviético, sólo queda como alternativa la revolución islámica de Irán o sociedades desestructuradas y denominadas como “primitivas”, ambas opciones se consideran poco atractivas para la mayoría de la población de Europa y Asia, por lo que no supone un riesgo para la hegemonía del liberalismo, que se levanta triunfal como el sistema menos malo para la sociedad, “matando” definitivamente el marxismo como alternativa política.

Tanto en su artículo ¿El Fin de la Historia? Como en su desarrollo posterior El fin de la historia y el último hombre, Fukuyama recurre al concepto de “último hombre”, que es la antítesis del “primer hombre” hegeliano, este ha descubierto que no tiene sentido luchar por causa alguna, así como consagrar su existencia a la realización de grandes metas o ideales. En su lugar debe experimentar tan sólo el disfrute de su bienestar material y el goce de sus pequeños placeres personales.
Con lo que no contaba Fukuyama es que la caída de la Unión Soviética no era simil de la caída del marxismo, ya que lo que se creó en la Unión Soviética fue la versión adaptada por Lenin a la realidad rusa, expuesta en su obra ¿Qué hacer?, una realidad alejada del devenir histórico planteado por Marx, ya que Marx preconizaba una fase posterior al Capitalismo en la sociedad Socialista, y Lenin actualiza esta premisa partiendo del Estado feudal que era la Rusia de principios del siglo XX. Los acontecimientos posteriores a la Revolución Rusa: Stalin, la Segunda Guerra Mundial y la posterior Guerra Fría desembocaron en el colapso. No sin antes convertir a un país agrario basado en el latifundio y una producción escasa, en la segunda potencia industrial a nivel mundial, contando entre sus logros haber sido el primer país en enviar a un hombre al espacio, la telefonía móvil, el caucho sintético o el ordenador personal.

La crisis económica de 2008, en la que diez años después aún estamos inmersos, provocó en 2012 un aumento de las ventas del Manifiesto Comunista[1], obra escrita por Marx y Engels en 1848, esta obra supone una “enmienda a la totalidad” al Capitalismo, al que muchas personas se han acogido buscando las fórmulas para encontrar un sistema más justo.
De unos años a hoy ha aumentado la militancia en sectores (partidos, sindicatos, asociaciones) marxistas, así como en organizaciones que sin definirse como claramente marxistas tienen una clara influencia marxista.
En el ámbito académico han aumentado los profesores, catedráticos o filósofos que han revitalizado y adaptado a la actualidad las teorías marxistas con gran éxito; Slavoj Zizek[2] por ejemplo, consiguió que cientos de personas acudieran al Círculo de Bellas Artes de Madrid para una de sus conferencias en junio de 2017.
El artículo de Fukuyama sirvió como justificación filosófica para todos los desmanes socioeconómicos que nos han traído hasta aquí, la crisis económica es el ejemplo de que el Capitalismo ha fracasado.
¿Marx ha muerto? Las ganas.
Salud.


[1] https://www.cronista.com/internacionales/Por-la-crisis-el-Manifiesto-Comunista-es-un-exito-de-ventas-en-Europa-20120606-0123.html
[2] https://elpais.com/cultura/2017/06/28/actualidad/1498676303_352550.html

miércoles, 2 de mayo de 2018

LA CONSTRUCCIÓN NACIONAL.


Hace pocos días he terminado de leer “Historia de la España Islámica” de W. Montgomery Watt. Watt historiador escocés (1909 – 2006), profesor emérito  de Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad de Edimburgo, muy respetado por muchos musulmanes en todo el mundo, fue denominado por la prensa islámica como el último orientalista. Una de las personas más cualificadas para hablar de los ocho siglos de presencia musulmana en la península ibérica.

Esta obra ha sido para mí todo un descubrimiento, que ha puesto de manifiesto mi total desconocimiento de esa época en España, algo normal, ya que es una época oculta en los estudios básicos, y sólo disponibles para los estudiantes del grado de Historia o a aquellos que se interesen en ella de manera concreta. La lectura de este libro me ha llevado a diferentes reflexiones:

La construcción de la identidad nacional se fundamenta en mitos pseudohistóricos que pervierten la realidad, con el objetivo de hacer creer que la realidad existente ha sido inmutable y eterna. Nada más lejos de la realidad, la influencia musulmana en la península ibérica es innegable y a poco que se profundice en la histoia, el mito del “moro invasor” se derrumba, ocho siglos de convivencia multireligiosa hace insostenible el mito de la “reconquista continua”. Durante todo este tiempo, dentro de una perspectiva medieval, se dieron múltiples alianzas a lo largo de los siglos: cristianos + musulmanes contra cristianos, cristianos + musulmanes contra musulmanes, cristianos + cristianos contra musulmanes + cristianos, etc. y sólo a partir del siglo XV se busca la religión como criterio cohesionador de la sociedad, con el objetivo de evitar resistencia local a los planes imperiales de la monarquía.
Todo el mito de la construcción nacional está avalado con el héroe medieval que luchó hasta después de su muerte contra el invasor musulmán, encarnado por Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid, que no fue más que otro mercenario que luchó a las órdenes del mejor postor, independientemente de la religión que profesara el pagador.

Renegar de los avances en la medicina, las artes y las letras de la España musulmana es negarnos a nosotros mismos y a nuestra historia, personalidades como Aben Zoar, Abu L Kasim, Averroes o Ibn Hazm fueron referentes en sus respectivas disciplinas en toda la Europa medieval

Todos los reinos existentes en la península entre los siglos VIII y XV son parte de la historia de España, sin que ninguno pueda ser eliminado, al igual que lo fue la España romana o los reinos godos.
Es lógico que conocer esta situación multiestatal pone en tela de juicio, la “sacrosanta” unidad de España, una construcción entendida como tal a partir del siglo XVII, con el comienzo del desmantelamiento del imperio español.
El surgimiento de todas las naciones está sustentado en mitos de construcción nacional que ayudan a cohesionar a una población heterogénea a través de un pasado heroico común. Pero la historia es la que es, ni buena ni mala y gracias a la historia y no a los mitos somos lo que somos.
Conocer nuestro pasado nos hace afrontar el futuro con seguridad, sin miedos a la diversidad que ya nos acompaña en el presente.
Salud.

miércoles, 25 de abril de 2018

SAHARA LIBRE.


Hace muy poco tiempo que he tenido la suerte de participar de la Brigada Provincial que ha acudido a los campamentos refugiados saharauis en Tinduf (Argelia). Este viaje comienza a fraguarse cuando en junio de 2017, el Ayuntamiento de Rota recibió al Gobernador de la Wilaya de Dajla, Salek Baba, donde solicitó que una representación del Ayuntamiento de Rota viajara a los campamentos refugiados para conocer de primera mano el trabajo que las Asociaciones pro-saharauis llevan a cabo en estos campamentos de refugiados, así como las necesidades que tienen las personas que allí viven.
Hay que recordar que la población saharaui, en otros tiempos española, se vio obligada a abandonar sus hogares debido a los bombardeos de la aviación marroquí en su campaña de exterminio de la población en lo que hoy son los territorios ocupados del Sáhara Occidental, hace ya cuarenta años.

Este viaje ha supuesto un tremendo aprendizaje, y del que he sacado varias conclusiones que me gustaría compartir:
En primer lugar la capacidad de organización del pueblo saharaui. Hay que saber que hace cuarenta años que se estableció en el desierto, partiendo de cero, había que establecer estructuras tanto física como legislativa, en la que el Frente Polisario ha tenido un papel fundamental. Partiendo de la base que los saharauis son un pueblo nómada, han tenido que asentarse en la hamada, una de las zonas más duras del desierto del Sáhara y establecer un gobierno estable.
En segundo lugar el liderazgo incontestable del Frente Polisario, cuarenta años de liderazgo sin oposición significativa. Todos los procesos revolucionarios han tenido y tienen oposición, la Cuba de los Castros, la Revolución Bolivariana, Bolivia…, pero en el caso que nos ocupa, el mensaje es unitario, con todas las personas con las que nos hemos reunidos no encontramos un mensaje discrepante, los mensajes se repetían continuamente y se reconocía al Frente Polisario como único interlocutor y representante saharaui.

En tercer lugar la claridad de su objetivo, en la  permanencia en los campos de refugiados: resistir hasta poder volver a casa. En ningún caso el pueblo saharaui se plantea permanecer indefinidamente en el estatus de refugiado, en este sentido el presidente de la República Árabe Saharaui Democrática, Brahim Gali, con el que tuvimos la suerte de reunirnos, fue taxativo, “El pueblo saharaui no está dispuesto a permanecer de manera indefinida como un pueblo refugiado, la paciencia se va acabando”. En ningún caso, entra en sus planteamientos ubicarse de manera estable en Argelia ni en ningún otro país. En este sentido el presidente de la Asociación  de Familiares de Presos y Desaparecidos Saharauis (AFAPREDESA) Abdeslam Omar, dijo en una reunión que mantuvimos con él en el Museo de los Derechos Humanos en Bojador: “Le pedimos a España que no nos mande más latas de atún ni más ropa, lo que queremos que nos envíen es la Resolución internacional con la que poder llevar a cabo un referéndum de autodeterminación en el Sáhara Occidental.”

En cuarto lugar la hospitalidad del pueblo saharaui, son personas que cuentan con todo tipo de carencias, pero aún así todo lo que tienen lo ponen a disposición de quien lo pueda necesitar, desde su comida o su propia casa. Hospitalidad y amabilidad de la que tendríamos mucho que aprender en occidente.
La situación del pueblo saharaui es desconocida por una gran parte de la población mundial en general y la española en particular, pero donde el gobierno español tiene una especial responsabilidad, ya que el abandono de las instituciones españolas del Sáhara Occidental en 1975 es lo que ha derivado que en el desierto del Sáhara, en el Sur de Argelia exista uno de los  asentamientos de refugiados más antiguos del planeta.
Es hora de que el Gobierno español, finalice el mandato de descolonización que recibió de la ONU hace ya 42 años y el pueblo saharaui pueda volver a casa. Sahara Libre.
Salud.

jueves, 12 de abril de 2018

MASTER-CARD


Posiblemente, ni seré el único ni el último que hable esta semana sobre el famoso Master de la Sra. Cifuentes, pero hay varios aspectos que me han llamado la atención en este caso:
En primer lugar la desfachatez que muestra la aún Presidenta de la Comunidad de Madrid en sostener lo insostenible. Considero que hay pruebas más que evidentes que demuestran que no realizó el Trabajo de Fin de Master (TFM) y por lo tanto no pudo obtener de manera lícita el correspondiente título.

En segundo lugar, la defensa de lo indefendible que está haciendo el Partido Popular, de un caso que no tiene salida.
En tercer lugar, cómo profesionales de la educación, como los de la Universidad Rey Juan Carlos, se prestaron a beneficiar a esta señora. Una Universidad que tiene matriculados unos cuarenta mil alumnos en la actualidad, a los que se les ha faltado al respeto, regalando la titulación a una persona, ¿qué opinan de esta situación estos estudiantes? ¿Qué valor académico tienen los títulos universitarios obtenidos aquí? ¿no planeará la sombra de la sospecha sobre todos ellos, al menos durante un tiempo? Los directores del Master son tan o más culpables que la Sra. Cifuentes y esto debería incapacitarlos para ejercer en un centro educativo de por vida.
En cuarto lugar, la falta de indignación que ha provocado esta situación en la ciudadanía en general, aparte de miles de chistes, no se ha entendido la profundidad de esta situación. El caso Cifuentes, es un ataque directo a la enseñanza universitaria en todo el país. A las dificultades existentes como, la falta de becas, el precio de las matriculas, el precio de los materiales necesarios para cursar una enseñanza universitaria… se suma que las personas con cierto poder, no tienen ni que estudiar o ir a clases para obtener un título que a otras les cuesta un sobrado esfuerzo, tanto intelectual como económico.
El esfuerzo y la capacidad no es una cualidad que deban demostrar las clases dirigentes para obtener una titulación que los diferencie del resto. Lo que este caso viene a demostrar es que el mérito no se valora, el mérito se compra, las relaciones personales, el papel institucional, en fin, las relaciones de poder tienen la capacidad de proveerte de un curriculum excelente para que nadie cuestione tu posición de privilegio. Lo más grave de esta situación es que cuando es descubierta, la mayoría de la gente, lo asume como algo normal. Nos hemos acostumbrado tanto a la corrupción que ya nada nos sorprende.
Sidney W. Mintz, un ilustre antropólogo fallecido en 2015, escribió en 1996, “Cuando la jerarquía es firme y reconocida los excesos de los poderosos no suelen verse como excesos” y España es un claro ejemplo de esta cita. Mientras los poderosos nos roban, nos mienten y pisotean nuestros derechos, a un alto porcentaje de la población parece darle igual, lo entienden como normal, lo hacen porque tienen capacidad para hacerlo, mientras tanto se encarcela a cantantes o tuiteros que molestan con sus mensajes.

Mientras no se les pare, el Partido Popular seguirá en su deriva de corrupción, el caso Cifuentes es uno más, igual o aún más grave que el resto, ya que hasta ahora los hijos e hijas de los trabajadores sólo podíamos competir con ellos intelectualmente, estos días han demostrado que no necesitan estudiar para obtener los títulos que a otros tanto esfuerzo les cuesta.
Cada día es más necesario desalojarlos del poder, antes  de que lo dejen todo en ruinas.
Salud.

miércoles, 4 de abril de 2018

LA PENALIZACIÓN DEL MÉRITO.


Uno de los más grandes representantes del modernismo español y padre del esperpento, es Ramón María del Valle-Inclán, que publicó en 1924, una de sus  mayores obras teatrales, “Luces de Bohemia”, en ella hace un análisis de la sociedad española de su época, siendo una de sus citas más célebres la siguiente: “En España el mérito no se premia, se premia el robar y el ser un sinvergüenza, en España se premia todo lo malo”.

Pero, ¿podríamos decir que esta cita sigue vigente noventa y cuatro años después? ¿tan poco ha cambiado la sociedad española en casi un siglo?
Que el mérito no se premia, es un hecho, y no porque lo diga yo, lo dice también el premio nobel de economía de 2001, Joseph Stiglitz: “El 90% de los chicos que nacen en hogares pobres morirán pobres por más capaces que sean, más del 90% de los chicos que nacen en hogares ricos morirán ricos por más estúpidos que sean, el mérito no es un valor”.

Pero una cosa no es premiar el mérito y otra cosa es penalizarlo, y eso es muy común en nuestra sociedad. Existen dos concepciones sobre el trabajo, el trabajo como actividad que dignifica y el trabajo como carga, de ahí que encontremos dos tipos de trabajadores: uno que hace el trabajo que se le encomienda de manera diligente y el que tarda en realizarlo, pone excusas e intenta escurrir el bulto.
Si nos encontramos a ambos tipos de trabajadores en un mismo puesto de trabajo y un superior le encomienda un trabajo al trabajador A y este lo hace de manera satisfactoria en un tiempo lógico, y el mismo superior le encomienda el mismo trabajo al trabajador B y este tarda en llevarlo a cabo, pone excusas para no realizarlo, y el trabajo termina llevándose a cabo fuera de plazo y con un resultado malo o mediocre, en el momento en que el superior tenga que encomendar un trabajo ¿a qué trabajador se lo pedirá? Creo que todos coincidiremos en que si fuéramos el superior se lo mandaríamos al trabajador más eficiente, obteniendo como resultado que el trabajador A se encontraría cada vez con más carga de trabajo mientras que el B, cada vez tendría menos que hacer o haciendo tareas más sencillas, obteniendo el mismo sueldo, al tener la misma categoría.
Esto tiene unas consecuencias laborales inmediatas, el mal ambiente laboral, la desaparición de la solidaridad entre compañeros y un desajuste en la producción.
Esta situación hipotética es más común de lo que podemos llegar a pensar. Y un gran error en la persona que no cumple con sus funciones, ya que los trabajadores/as el único medio de vida que poseemos es la venta de nuestra fuerza de trabajo a cambio de un sueldo, por lo tanto está desperdiciando su potencial en perjuicio de un compañero/a.

La situación no deja de ser injusta en lo que a carga de trabajo se refiere, es común que los parámetros a tomar por las empresas a la hora de efectuar despidos en caso de necesidad se tomen dentro de cuestiones meramente económicas, no productivas, sino que el que suele salir despedido es el que tiene menos costo para la empresa.
Podríamos concluir diciendo que la división del trabajo ha tenido como consecuencia que este pierda valor productivo, que los trabajadores que tienen conciencia de la dignidad que te da el trabajo como ser humano tienen una mayor producción y que los que ven el trabajo como una carga, los que realmente son una carga son ellos/as, una carga para sus empresas y para sus compañeros/as.
Todos conocemos trabajadores de ambos tipos, felicitemos a los trabajadores del tipo A y afeemos la conducta de los trabajadores del tipo B, ya que no sólo perjudican a su empresa sino a sus propios compañeros/as.
Esta situación no es más que otra de las consecuencias del individualismo y de la falta de solidaridad que impera en nuestra sociedad.
Salud.

domingo, 25 de marzo de 2018

ESTRATEGIAS DE LOS GRUPOS DE PRESIÓN


Uno de los temas sobre los que he escrito en varias ocasiones ha sido la importancia de llevar a cabo una profundización en la transformación de la democracia representativa hacia la democracia directa. Uno de los argumentos que he utilizado habitualmente es la frecuencia del voto, considerando la periodicidad de este inadecuada, votar a un partido u otro cada cuatro años es un ejercicio democrático excesivamente dilatado en el tiempo.
Este argumento comienza a perder peso desde que trabajo en la administración pública y ostento cargo de dirección política.
Aunque bien es cierto que sigo pensando que hay que profundizar hacia un modelo de democracia directa, he llegado a la conclusión de que si bien el derecho a voto es cada cuatro años, no es así el uso que se hace de la figura del voto, o más bien, del uso que se hará de él en un futuro.
Generalmente, representantes de grupos de presión, aunque algún ciudadano particular también lo hace, utiliza la orientación del futuro voto como chantaje a la hora de presionar a los gobiernos locales de turno, con el objetivo de conseguir uno u otro fin que les favorezca a ellos personalmente o al colectivo que representan. Otro tema es la legitimidad que tienen estos representantes de estos grupos de presión.

Que el voto sea secreto hace que pueda usarse como herramienta para presionar a los partidos políticos, ya que se desconoce cuál será la papeleta que depositarán los ciudadanos finalmente.
Existen grupos de presión que continuamente pretenden influenciar las decisiones políticas con llevar a cabo acciones que desvíen el futuro voto si sus demandas no son satisfechas.
A mayor ámbito de influencia tengan estos grupos de presión, más posibilidades tendrán de que su estrategia tenga éxito.
Las estrategias que siguen estos grupos, si sus demandas no son satisfechas, son habitualmente las siguientes: enviar una nota de prensa a los medios mostrando su descontento por que no se ha llevado a cabo la solicitud planteada, en esta nota de prensa se obvian los motivos de por qué no se ha llevado a cabo, esta noticia es difundida por los miembros de este grupo de presión a través de las Redes Sociales. Otra acción es “mostrar músculo” llevando a cabo reuniones donde se convoca al mayor número posible donde se informa a medias, o directamente se miente con el objetivo de generar descontento, de estas reuniones sale una red de “correveidiles” que difunden bulos o informaciones con verdades a medias. El último recurso, aunque no siempre van en este orden, es una reunión con la oposición política, que recoge la queja como agua de mayo, y la difunde a través de sus medios.
En muchos casos se ocultan las verdaderas intenciones, escondidas detrás de una propuesta que aparentemente está enfocada detrás de un bien común.
Debido a todo esto, he llegado a la conclusión que la expectativa de voto es utilizada como herramienta para la consecución de ciertos fines, y puede ser una estrategia que puede dar resultado si se utiliza contra partidos políticos que pretenden perpetuarse en el poder a toda costa.
Un partido político íntegro y que actúe en conciencia, no puede dejarse influenciar por las amenazas de ciertas personas, que en muchos casos no representan ni  a la cuarta parte de los que dicen representar.
Salud.