Translate

miércoles, 17 de enero de 2018

EL EJERCITO DE DIOS.



El pasado 10 de enero fue publicado por varios medios de comunicación que el Ministerio de Defensa, dirigido por María Dolores de Cospedal, se había gastado 26.000 euros en varios convenios con siete diócesis y el Opus Dei con el objetivo de pagar los cultos religiosos para los militares.


Esta es una noticia, que a pesar de todo, no me sorprende, ya que a pesar de ser España un país aconfesional, procede de una dilatada tradición católica, y una cultura judeocristiana muy arraigada.
A lo largo de toda la historia los ejércitos han tenido una estrecha vinculación con las distintas deidades y la recompensa del paraíso muriendo en “cumplimiento de su deber”.
La mitología nórdica, aseguraba a sus guerreros que alcanzarían el Valhalla si morían empuñando un arma, los romanos tenían al dios Marte, velando por ellos. El Corán asegura la entrada al paraíso si se muere defendiendo la fe.


Nosotros, los españoles, no vamos a ser menos.
Es cierto, que hay muchos militares que son ateos, agnósticos, protestantes, musulmanes, etc., pero eso no quita que el estamento militar siga siendo Católico, Apostólico y Romano, y como tal sus ritos siguen siendo los mismos.
Esta relación Iglesia-Ejercito, tiene una función social evidente, asegurar a los soldados que Dios está de su parte, que sus caminos son inexcrutables y que si mueren en combate, tiene preparado para ti una entrada triunfal en el paraíso, así se disminuye el miedo y se acepta el destino que el Todopoderoso nos tiene preparado.
Acaso, ¿alguien estaría dispuesto a morir, posiblemente a miles de Kilómetros de tu país, por unos intereses, casi siempre económicos, de terceros, a los que su vida no les importa nada, si no se tuviera la fe en una vida después de la muerte y que además se pertenece al “bando de los buenos”?
Esta es una de las principales relaciones entre la religión y el ejército, desde las monoteístas, politeístas, totémicas o animistas, todas tienen ritos que pretenden poner a los dioses de parte de los fieles para que incline la balanza a su favor en cualquier contienda. No en vano el patrón de España es conocido como “Santiago Matamoros” y según la mitología hispánica fue una figura clave en el proceso de la Reconquista.
La religión se ha usado desde el inicio de los tiempos para manipular, convencer y atemorizar a los creyentes que bien sea por buscar una respuesta a sus dudas bien sea por tradición ponen en manos de los intermediarios divinos su forma de actuar.
Dicho todo esto con todos los respetos y siendo consciente de las miles de excepciones que existen en todas las creencias cuyo único fin es trabajar por un colectivo.
En este sentido se hace cierto la frase de Séneca: “la religión es algo verdadero para los pobres, falsa para los sabios y útil para los gobernantes”.
Salud.

miércoles, 10 de enero de 2018

ESTADISTA O CLEPTÓCRATA.



Jared Diamond, es profesor de geografía de la Universidad de California, es miembro de la Academia de Artes y Ciencias, de la Academia Nacional de Ciencias y de la Sociedad Filosófica de Estados Unidos. Entre los numerosos premios que tiene en su haber está el premio Pulitzer de 1998 por su obra Armas, gérmenes y acero.


Esta obra lleva a cabo un ambicioso análisis de la evolución de las distintas sociedades, partiendo de hace 13.000 años, cuestionando la prepotente visión occidental del progreso humano y dando una explicación a la situación actual y cómo han llegado a originarse las desigualdades existentes.
En uno de los capítulos de este libro, Jared Diamond establece la diferencia entre un  estadista sabio y un cleptócrata, la diferencia entre ambos “está en el porcentaje del tributo recaudado de los productores queda en poder de la élite, y  hasta qué punto le agradan a los ciudadanos corrientes los usos públicos a los que destinan los tributos redistribuidos”.


En un país donde el empobrecimiento de la mayoría es cada vez mayor, donde los servicios públicos son cada vez de peor calidad, debido a la infrafinanciación de dichos servicios, donde la gente muere esperando las ayudas de dependencia, donde los pensionistas pierden capacidad económica año tras año, donde la empresas energéticas hacen negocio de las necesidades de la gente, y como contrapeso, tenemos infinidad de casos de corrupción, donde se regala a la banca sesenta mil millones de euros, donde las élites políticas y económicas se reparten pingües beneficios a costa de sembrar miseria, donde el partido que gobierna está acusado de financiación ilegal y un Presidente del Gobierno acusado de cobrar dinero “en negro”, es evidente que los ciudadanos corrientes no pueden estar muy contentos de como son redistribuidos sus tributos.
El coste de la corrupción es de 90.000 millones de euros al año según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (http://www.huffingtonpost.es/2016/12/09/coste-corrupcion-espana_n_13532158.html)
Imagínense cuantos recortes hubieran sido necesarios si el Estado hubiera contado con 90.000 millones más en su presupuesto cada año, ninguno. Los recortes en sanidad, educación, recortes laborales, etc., hubieran sido innecesarios, las arcas estarían saneadas, pero claro, algunos serían un poquito menos ricos.
En definitiva, nuestro país cuenta con numerosos casos de corrupción, un poder judicial para pobres y otro para ricos, unas leyes que benefician a las grandes multinacionales en vez de beneficiar a los ciudadanos y un presidente del gobierno que ha incumplido sistemáticamente todos los programas electorales con los que se ha presentado su partido.
Después de analizar todos estos datos contesten a esta pregunta ¿estamos gobernados por un “estadista sabio” o por un cleptócrata?
Salud.

martes, 2 de enero de 2018

“KILL THE KARDASHIANS”



Todos poseemos diversas identidades, como miembro de una familia, como aficionado a un determinado equipo de futbol, como seguidor de un estilo de música, según tus creencias religiosas, o tus ideales políticos, entre otros muchos generadores de identidad.
Lo que sin duda transmite a los demás alguna de nuestras identidades es la ropa que llevamos, y la moda es generador de estilos de vestir, pero también hay personas que portan camisetas de equipos de futbol, o llevan un crucifijo en una cadena al cuello, o camisetas de grupos de música.
Aquí es donde me gustaría pararme, ya que de un tiempo a esta parte, las camisetas de grupos de música se han puesto de moda y lo que servía para identificar a los seguidores uno u otro grupo se ha desvirtuado y ya se las pone cualquiera.
El ejemplo más evidente es el del grupo RAMONES, que a raíz de ser vendidas en las grandes superficies, se han diseminado por todo el mundo, siendo vestidas por chicos y chicas, hombres y mujeres que no sólo no conocen su música, sino que ni siquiera saben que son un grupo de música.


Para aquellos que se encuentran en esta situación les diré que los RAMONES, fue un grupo de Punk Rock que revolucionó el mundo de la música allá por los años setenta, que al contrario de lo que muchos piensan, no eran hermanos, sino que adoptaron los seudónimos que utilizaba Paul McCartney cuando se registraba de incognito en los hoteles, eran aficionados a esnifar pegamento y sus pintas desaliñadas lo convirtieron en auténticos antihéroes del rock, como demuestran las letras de sus canciones, sirva como ejemplo “somebody put something in my drink” que trata de la típica leyenda urbana de que “alguien” te pone droga en la bebida, para justificar el consumo de estupefacientes.

 

Otro de los grupos que podemos encontrar entre los que han difundido sus diseños fuera del ámbito de sus seguidores es Iron Maiden, ni que decir tiene que los diseños de los Maiden son espectaculares y que son posiblemente el grupo de heavy metal más grande de la historia, pero de ahí a que la camiseta la lleve alguien que no sabe ni quienes son me parece, como seguidor de este grupo, un insulto.
El más llamativo de estos casos es el de Slayer, un grupo tildado de satánico, con letras muy fuertes y uno de los cuatro grandes grupos de Trash Metal de los años ochenta, la polémica saltó cuando una de las hermanas Kardashians (no me pregunten cuál de ellas, me parecen todas iguales) apareció en la prensa llevando una camiseta de este grupo. La respuesta del guitarrista de Slayer, Gary Holt, salió a uno de sus conciertos portando una camiseta en la que se podía leer “Kill the Kardashians”, mostrando así su enfado por que la camiseta la llevara alguien que está en las antípodas de un seguidor de Slayer.


Ciertas marcas de ropa te hacen identificarte con tu clase socioeconómica, por el simple hecho de llevar una o tal marca, y hay ciertas marcas que están reservadas a un pequeño grupo de personas, capaces de poder pagarlas y enseñarles al mundo que pueden pagarla. Porque marcas como Louis Vuitton, Gucci o Armani, sólo están al alcance de unos pocos exclusivos que les ayuda a identificarse entre ellos.
La imagen que proyectamos es la carta de presentación que mostramos a los que nos rodea, todos y todas comenzamos a construir nuestra imagen a partir de la ropa que nos ponemos, utilizar ropa que no nos define es falsear esa carta de presentación y por lo tanto mostrar una imagen falsa. Hay muchos motivos para hacerlo, principalmente por motivos laborales.
Y si se van a poner una camiseta de los RAMONES, antes escuchen sus discos.
Hey, Ho, Let´s go.

Salud.

martes, 26 de diciembre de 2017

¿DONDE ESTÁN LAS BANDERAS?

Los trabajadores/as del aeropuerto de la Base Naval de Rota, hace tiempo que sufren el maltrato de la empresa estadounidense, Louis Berger Aircraft Services (LBAS). Han sido y son, acosados, presionados… trabajan bajo unas condiciones impropias de un país que pertenece al “primer mundo”, y presume de su “Estado de Derecho”.
                La empresa, ha ejecutado ya 23 despidos y son 12 trabajadores más los que en la actualidad han sido expedientados por diversos motivos, el juzgado ha sentenciado ya los despidos como improcedentes, pero la empresa norteamericana hace caso omiso a las leyes españolas.



                No sólo no cumple con la sentencia judicial, sino que, amenaza con ejecutar más despidos, boicoteando el derecho a huelga de los trabajadores, un derecho recogido en nuestra Constitución, y que la empresa incumple sistemáticamente.
                Este no es un conflicto laboral más, este conflicto pone en entredicho la soberanía nacional y va a determinar si España es un país soberano o una simple colonia estadounidense.
                Es el Gobierno Español, a través del Ministerio de Defensa, es el que debe dar un golpe en la mesa y decirle a LBAS, que esto no es Puerto Rico, ni Granada ni ninguna República Bananera a la que acostumbran a mangonear.
                Los trabajadores del aeropuerto de la Base Naval de Rota, son un ejemplo de dignidad, y merecen los respetos de toda la clase trabajadora, ya que si ellos pierden esta batalla la habremos perdido todos los trabajadores y trabajadoras de este país. Si un colectivo de trabajadores organizados, motivados, y con ganas de dar batalla a la multinacional cae, ¿qué será de otros colectivos menos organizados?
                Y ante toda esta situación, yo me pregunto ¿Dónde están las banderas? ¿Dónde están los del “a por ellos”? ¿Dónde están los que se les llena la boca con la palabra España? ¿Dónde están los que con una mano agitan la bandera para tapar sus vergüenzas y con la otra traicionan a sus propios paisanos?
                Mientras la empresa norteamericana, incumple las leyes españolas, el Gobierno de la nación mira para otro lado, mientras los trabajadores españoles de la base naval de Rota son pisoteados laboralmente, el gobierno del Partido Popular pide que no se politice el conflicto.
                Si esta situación se diera en otro país europeo, la empresa ya hubiera sido expulsada y reemplazada por otra que cumpliera las leyes. Pero, lamentablemente, tenemos un gobierno lacayo, demasiado acostumbrado a “chupar botas”, independientemente de que estas botas sean, alemanas, inglesas o yanquis. Un gobierno que mira más por sus intereses personales que por los intereses de los ciudadanos a los que representan. Un gobierno que “echa balones fuera” en vez de afrontar e intentar solucionar el conflicto poniéndose del lado de sus compatriotas, un gobierno para el que Rota y los roteños y roteñas están demasiado lejos de Madrid.
                Este es el primer conflicto laboral importante en bastante tiempo dentro de la Base Naval de Rota, pero no será el último.

Protesta de los trabajadores/as del aeropuerto de la base en las puertas del Control de acceso el día de Nochebuena. 

                Los trabajadores/as del aeropuerto llevan encerrados en el Castillo de Luna, Ayuntamiento de la ciudad, desde el pasado 22 de diciembre, el próximo 29 hay convocada una concentración en la puerta del Castillo a las 19:00h, que el grito de protesta se eleve desde Rota hasta Morristown, Nueva Jersey, donde la empresa tiene su sede en EEUU, que este grito le diga que los trabajadores del aeropuerto de la base, no se rinden y que tienen el respaldo del resto de sus vecinos. Rota no es ninguna colonia yanqui.
EL PUEBLO UNIDO JAMÁS SERÁ VENCIDO.

Salud.

miércoles, 20 de diciembre de 2017

HACE MUCHO TIEMPO, EN UNA GALAXIA MUY, MUY LEJANA…

Desde que conocí Star Wars, cuando era pequeño, soy un fanático de esta saga, he visto las películas infinidad de veces y conozco a todos sus personajes. Entiendo que haya quien no tenga la misma afición que yo por estas películas, así que, procuraré explicar el argumento de la saga, para que el que no esté familiarizado con ella entienda porque millones de personas somos seguidores de este fenómeno mundial.



La historia comienza en una República Galáctica, a la que un ejército de clones (los clones son unos seres que están “cortados por el mismo patrón” que no tienen la capacidad de pensar por sí mismos y sólo son capaces de recibir órdenes) al servicio del Emperador, da un Golpe de Estado con el objetivo de eliminar la democracia interestelar y someter a todos a las órdenes de éste, el Emperador es un hombre bajito con un acento cuasi cómico que bien podría ser del noroeste de la galaxia, y con muy “mala leche”, cuyo único deseo es dominar a todos los ciudadanos para que se haga su voluntad, eliminando cualquier atisbo de oposición con la mayor crueldad.



Pero el Golpe de Estado perpetrado por el Emperador no tiene un éxito rotundo y un pequeño número de Jedis (los Jedis son una especie de soldados intelectuales que buscan mantener el equilibrio en el universo y defensores de la democracia) se mantienen fieles a la república y plantan cara al Emperador y su ejército, dando origen a una guerra civil denominada “las guerras clon”. Pero como suele pasar las armas ganan a la razón, al menos en un primer momento, y el imperio se instaura de manera estable.
No todo está perdido, ya que un número de Jedis, consigue mantener la resistencia y poco a poco van aumentando el número de Rebeldes, y entrenando a nuevos Jedis.
Al final (tranquilos no voy a hacer spoiler de la última película) después de muchas batallas, muchos amigos caídos en el camino, la razón se impone a la fuerza bruta y la república vuelve a llevar la democracia a la galaxia. La historia repite la eterna lucha entre el bien y el mal.
En muchos casos, los fans prefieren a los personajes del “Lado oscuro”, tienen uniformes más chulos, poderes aparentemente más impresionantes, pero en el fondo saben que “La Fuerza” o lo que es lo mismo, la razón triunfará.



Está claro que resumir ocho películas, varias series y multitud de personajes en tan poco espacio es una osadía, pero podrán entender por qué soy fan de esta saga, incluso pasando por alto los efectos especiales.
Alguien habrá podido encontrar una metáfora en el texto, puede ser así, o no, eso lo dejo a la imaginación del lector/a. Lo que realmente me encanta de Star Wars es, que a pesar del sufrimiento, los reveses del destino, las traiciones, las situaciones desesperadas… aquí sí terminan ganando los buenos.
Así que sólo me queda despedirme deseándoles lo que cualquier fan de Star Wars les desearía:
Que la Fuerza les acompañe.
Salud.


miércoles, 13 de diciembre de 2017

EL CUARTO SECTOR



Nadie discute a estas alturas que el cuarto sector es uno de los pilares económicos de nuestro país. Entendemos por cuarto sector, el sector económico dirigido a cubrir las necesidades sociales, este sector se ha convertido en un nicho de empleo importante para la economía, con un número de profesionales muy variados, desde psicólogos, educadores, trabajadores sociales, terapeutas, enfermeras, limpiadoras, etc.
Este trabajo en sus inicios, era llevado a cabo por asociaciones, ong´s, fundaciones sociales, etc., impregnadas por unos valores, una ética y ganas de mejorar la sociedad que vivían, cubriendo las necesidades a las que no llegaba la administración pública.
El cuarto sector, es un sector económicamente deficitario, por una cuestión evidente, dan servicio a los sectores más desfavorecidos, por lo que los programas que llevan a cabo son propuestos por las administraciones públicas que al no tener ni personal ni infraestructura suficiente proponen los proyectos para que sean financiados a través de contrataciones o subvenciones.
Pero de un tiempo a esta parte, han aparecido un número importante de empresas que se dedican a dar este servicio, sustituyendo en las contrataciones a las tradicionales organizaciones que anteriormente las llevaban a cabo, lo que ha incidido en un empeoramiento de las condiciones laborales de los profesionales que trabajan en este sector.


La principal diferencia que existe entre una asociación (fundación, ong, etc.) y una empresa es clara y legítima, la asociación no tiene ánimo de lucro y la empresa sí. Una empresa se considera viable siempre que obtenga un mínimo del 20% de beneficios.
Estos programas sociales al salir a concurso, son baremados en dos líneas: proyecto y coste económico, los proyectos pueden ser muy similares entre empresas y asociaciones, y es en el coste económico donde se dirime la disputa, las asociaciones y empresas que pretendan pagar un sueldo digno a sus trabajadores con casi total seguridad perderán el concurso, que será ganado por aquella empresa que licite un precio menor, como es evidente ninguna empresa se presentará a gestionar un proyecto que le sea deficitario, por lo tanto el 20% de beneficios saldrá de los sueldos de los trabajadores.
La ley de estabilidad presupuestaria aprobada por el gobierno del partido popular, impide que sean las administraciones públicas las que lleven a cabo estos programas ya que son deficitarios y alto endeudamiento de estas administraciones les impide ejecutarlas por ellas mismas.
Los resultados son unas necesidades cubiertas con trabajadores, desmotivados, mal pagados, y en muchos casos resignados a su situación, sin que haya una ley que obligue a estas empresas a pagar un sueldo digno o al menos que todas las que compiten por estos proyectos partan en unas condiciones de igualdad, donde las condiciones económicas sean similares y sea el proyecto el que dirima el “conflicto” donde todos los que se presenten se esfuercen en dar un servicio excepcional pagando unos sueldos justos, obteniendo los usuarios unos trabajadores motivados y bien pagados.


Evidentemente,  esta nefasta situación es posible gracias a esta crisis-estafa que estamos padeciendo donde existe un nivel de desempleo enorme, que hace que exista “recambios” para el que no esté dispuesto a soportar ciertos niveles de “semi-esclavitud”.
La precariedad laboral se ha institucionalizado en todos los sectores, al menos en los sectores a los que podemos acceder las clases populares, hay otros sectores que no conocen esa palabra, pero es triste que sea más evidente en el colectivo que se dedica a cubrir las necesidades que no cubren las administraciones.
Salud.